jueves, 18 de febrero de 2010

PIEDRAS DE PURA CEPA

-->

¿A qué vino este título? A colación del vino, de cepas y de piedras que las rodean. Por el sureste abulense, transición de las montañas de Guadarrama y Gredos, se contempla un paisaje de lomas y valles dedicados intensamente al viñedo. A pesar de muchas parcelas perdidas y cepas arrancadas, aún se poda, limpia y cavan incontables viñas en el suelo silíceo y arenoso del roquedo granítico.




Arena y piedras no faltan. Y de las piedras sacó utilidad el campesino. Generaciones de trabajo apartando cantos al viñedo, incrustándolos en bancales para afianzar el sustrato de las ligeras pendientes. Generaciones levantado pedruscos sobre muros que cercan tierras.



Y manteniendo cabañas de piedra y teja, acertado cobijo de tanta intemperie, almacén de aperos y, tal vez: de amores y sueños.




En los viñedos de las cotas altas se alzan majanos, montones de piedras…fruto de la tierra. Aparentan ser ruinas, fundamento de torres viejas.



Pero cada piedra de la base fue elegida para encajar en otras con el único propósito de emparedar aún más piedras. Estos majanos de las cepas no son simples montones sino obra de mampostería, porque sólo así es posible elevar inmóvil a la piedra, que no la vuelque la gravedad a la escasa y mínima tierra.



Los majanos se asientan sobre grandes rocas inviolables por el arado o la azada. Son defensa pétrea, estrategia para vigilar y defenderse…de las mismas piedras.


Por si no bastara, también halló el labriego entre la pedrería un instrumento para que las uvas no se malogren tocando tierra: el apoyo preciso para cuidar con mimo sus cepas.


Safe Creative #1002185545979

21 comentarios:

Pilar dijo...

me gustan las piedras¡¡ y es verdad que en el campo estorban pero que también dan mucho juego¡¡
muy interesante tu entrada¡¡
es un gusto leer a este naturalista poeta¡¡
saludos

Bibiano Montes dijo...

excelente, si que son auténtica obras, me imagino el esfuerzo del campesino moviendo cada una de ellas...quien le iba a decir años después que también serían beneficiosos para el medio ambiente.
Un saludo,

Santa dijo...

Y con eso de piedra para allá, piedra para acá...

Se ahorrarían un montón de dinero en gimnasios.¿no?

Un saludo Javier

Jesús Dorda dijo...

Los majanos son un excelente refugio para la fauna, lugar de invernada, estivación y rincón para anidar. Conservadores de biodiversidad en un lugar rodeado de monocultivos.
Es un placer leerte, como siempre.

El Naturalista dijo...

¡Qué familiar me resulta todo lo que cuentas, salvando las arenas y el granito! Bien es verdad que majanos tan "a lo Machu-Picchu" no se ven por aquí, el estilo arquitectónico parece dispar, en La Mancha más bien tirando a "muro de ladrillo" por la uniformidad de las "lanchas" de calizas del terreno. Coincido con Jesús: los majanos y muros viejos son una gozada naturalística, de hecho estuve a punto de dedicarles un post, pero al final lo postergué. ¡Saludos, naturalista!

Ramuol dijo...

Yo no soy muy de vino, pero el reportaje te ha quedado estupendo!! Fotografiando cada detalle de esos troncos retorcidos y esas viejas piedras, además acompañadas de esas bonitas palabras como tu sabes hacerlo...
Un abrazo

Montse dijo...

Pura poesía entre las inmóviles piedras y las cepas desgastadas!!
Un lujo leer esta entrada y contemplar las imagenes, es como si te acompañáramos en el paseo.

Un saludo!!

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Gracias Pilar. Estas piedras simbolizan la capacidad creativa del ser humano convirtiendo en recurso lo que aparentemente son obstáculos.
Saludos.

Efectivamente, Bibiano, mucho esfuerzo para generar un paisaje productivo para nuestra especie y habitable por otros seres ligados, de un modo u otro, a los ambientes rupícolas. Hay mucho que aprender (recordar y recuperar) de aquellos usos.
Otro saludo para ti.

Claro que sí, Santa. El ejercicio físico que realizó esa gente no sólo los mantenía vigorosos sino que contribuía a su salud (eliminando colesterol) y a la salud ambiental (energía limpia, aunque sudorosa).
Otro saludo, Santa.

Gracias, Jesús...y totalmente de acuerdo. No he querido tocar aún ese tema por no alargar la entrada (que ya me conoces...). Estos majanos, además de contribuir a la biodiversidad, son en sí un elemento de la diversidad cultural humana (parte integrante de toda la biodiversidad).

Naturalista, no me extraña que te resulten familiares los majanos. Son una solución típica de ambientes rurales ricos en piedras y escasos en tierra cultivable. Una cuestión de economía productiva compatible con el mantenimiento de una cierta biodiversidad agraria...¡Qué lejos de la agricultura de nuestros días tan deudora del petróleo y la industria química!
Saludos, Naturalista.

Ramuol, agradezco mucho tu comentario...y en cuanto al vino probablemente aún no has dado con el que realmente te guste. Hay tanta diversidad (cultural y bilógica) en torno al vino que difícilmente no haya uno que nos cautive.
Otro abrazo para ti.

Gracias, Montse, por acompañarnos en este paseo invernal, entre las inmóviles piedras y las cepas desgastadas...y -también- por las cepas inmóviles y las desgastadas piedras.
Otro saludo para ti.

Miazuldemar dijo...

¿Qué sería del hombre sin la piedra? Y ¿qué me decís de toda la vida que esconden? ¿Insectos y pequeños mamíferos? Un saludo!

carmen dijo...

Una entrada de pura cepa, sin duda.

Un homenaje de solidez, un reconocimiento justo a esas piedras tan hermosas que decoran nuestros campos, hay majanos que aparte de ser hitos referenciales del paisaje son auténticos microcosmos.

Un placer, Fcº Javier!

un sitio diferente

Máster en Nubes dijo...

Me gustan mucho las piedras también y esos muretes y chozos... Qué bonitos soy. Y tiene razón Mi azul de mar... ese levantar una piedra y ver qué hay... me encanta. A veces un pequeño sustitu ¡eh!... Un abrazo, Javier, deberíamos pensar algo... no sé, algo.

Javier 16 dijo...

¿Menos da una piedra? Eso pensaba antes de leer y ver las fotografías de tu post, Javier. Ahora, quien no lo sepa, se dará cuenta de la multitud de aplicaciones que tiene este material básico; tal como nos lo descubres y describes perfectamente, fruto de la tierra. Genial.
Había oído hablar de Harry Potter y la piedra filosofal; pero, me quedo con Javier Barbadillo y, su filosofía de la piedra.
Saludos.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Tienes mucha razón, Mamen, las piedras fueron herramienta y parte importante en nuestra evolución como especie. Y además, son biotopo de innumerables especies de animales y plantas.
Otro saludo.

Gracias, Carmen. Los paisajes rurales están poblados de piedras útiles y bellas, gracias a miles de manos laboriosas. Y, por supuesto, no hay que olvidar a toda esa "gentecilla" que las habita.

Vaya, Máster, así que te dedicas al levantamiento de piedras ¿eh?. Bueno, ya nos harás una exhibición en el campo. Llevaremos nueces para aprovechar.

Bueno, Javier, las piedras aparentemente dan poco más que pedradas, pero si se tiene suerte las pedradas pueden ser pedreas.
Me gusta eso de la filosofía de la piedra, quizá se deba a alguna pedrada recibida con la cabeza y que me tocó las neuronas.
Gracias y saludos.

Neli dijo...

Me ha gustado este post lleno de imágenes y de historia.
A mi me gusta ver el resultado y que siga en pie, lo que años atrás hicieron con esfuerzo, por y para algo. Un lujo que hoy en día sigan existiendo tal y como lo dejaron entonces.
Apartando canto a canto, a mano, para que no se malogre tocando tierra.

Gracias Javier, siempre que me voy de aqui lo hago con la misma palabra, pero es que tengo que agradecértelo. jaja. Lo que nos enseñas y la manera en que lo haces.

Un beso.

ana dijo...

Tus imágenes me han recordado a un pueblo en pleno Camino de Santiago; Manjarín. Sus casas de piedra abandonadas, dónde ya sólo queda esa soledad de la piedra. Y como único sonido,el paso de los peregrinos. Foncebadón impresiona. Mucho. Es como esas piedras. Lo he recordado nada más ver tus fotos.

Un abrazo.

Paco dijo...

excelente tierra, las cepas parecen plantas inveertidas con las raices al aire.

saludos

Wili y Colasina. dijo...

Hola Javier, cepas y piedras, mudas siempre ante el paso del tiempo, han hablado gracias a ti, y a las fotos que acompañas.
Saludos.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Neli, muchas gracias por tus palabras. Al igual que esas piedras y cepas laboriosamente trabajadas, algo quedará de lo bueno que sepamos hacer.
Otro beso para ti.

Hola Ana. Dicen que todos los caminos llevan a Roma, pero creo que nos llevan a encontrarnos con nosotros...si nos buscamos. Lo mismo entre las piedras y cruces del itinerario jacobeo que entre esas piedras y cepas añejas.
Recibe otro abrazo.

Paco, bien mirado...tienes toda la razón. Sí señor.
Saludos.

Isolino: si las piedras hablaran, y las cepas oyeran, mejor yo callara y aprendiera de ellas. (Para mí que nos hablan)
Saludos.

Lluís Sogorb dijo...

Mmmm... esas piedras y esas vides, con esas texturas, que tentación...
Excelente post, como siempre. Saludos

Hana dijo...

Eiiii,oizinho!! vim visitar seu cantinho amei, posso vir sempre?
Com carinho, e gratidão pois seu blog é só o MÁXIMO!
Hana

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Seguro, Lluís, que a estos paisajes les sacarías bastante punta con tus virtuosos lápices de grafito.
Saludos.

Obrigado por tu visita, Hana. Bienvenida...y regresa cuando quieras.
(Lamento no hablar tu lengua)