miércoles, 1 de diciembre de 2010

LA ABOMINABLE INDUSTRIA DE LAS NIEVES (Capítulo 2)

-->

LO QUE MILES DE ESQUIADORES NO VEN (o prefieren no ver)

Lo que miles de esquiadores consideran una sana afición, un deporte aconsejable, una divertida evasión…no lo verían igual si prestaran atención al paisaje desvirtuado en torno a sus tablas y bastones.


Espejismo en la nieve

Durante unos 5 meses al año los usuarios de las estaciones de esquí alpino disfrutan de un paisaje nival muy atractivo, adaptado a la práctica de su deporte favorito. Durante los 7 meses restantes, sin nieve, la montaña queda al descubierto y los paisajes de esas estaciones –excesivamente artificiales- no ofrecen ya ningún encanto…salvo para quienes desconocen qué es la alta montaña.



El paisaje agredido

Entre los impactos visuales que aportan las estaciones de esquí alpino, destacan las infraestructuras lineales de larga longitud: pistas de esquí, telesillas, carreteras y caminos de servicio.


La ejecución de una estación de esquí alpino requiere movimientos de tierra y rocas cortando laderas con taludes y facilitando la erosión –cuando no el deslizamiento- del terreno. En ocasiones afectan incluso a formaciones de apreciable interés paisajístico, como canchales periglaciares y morrenas glaciares. Y en numerosos casos alteran el relieve natural rellenando depresiones o explanando laderas con terraplenes, por ejemplo: al soterrar un barranco o cuando se crea un gran aparcamiento.


Al final de las carreteras de acceso, junto a los grandes aparcamientos y a pie de pista se disponen diversos edificios e instalaciones de servicio tan ajenos a estos paisajes como contraproducentes para su funcionalidad natural.


Tampoco se concibe una moderna estación de esquí alpino que no comprometa la dinámica del agua mediante zanjas de drenaje bajo la superficie esquiable, o entubando arroyos de montaña y derivando caudales hacia los depósitos o balsas para producción de nieve artificial.



En el próximo CAPÍTULO 3
Esquí sin esfuerzo…¡y sin nieve!

Safe Creative #1011297963731

8 comentarios:

Hana dijo...

Olá querido amigo, devo confessar que não bebo nada alcoolico, mas ja provei um golinho desta bebida do meu post, mas tenho que confessar também que a que mais amo é a sangria de Madri, eu provei numa das viagens que fiz a Espanha, amigo meu a Sangria é muito gostosa docinha. Um dia destes faço um post sobre os vinhos os das vinícolas da Espanha. Amigo linda suas imagens de estação de esqui, deu pra entender um pouco seu texto, pelo idioma, suas fotos são fantásticas, e seu coração também, é minha alegria ser sua amiga na blog esfera.
com carinho
Hana

trotalomas dijo...

Fco. Javier, estoy poniéndome al día en las entradas de los blogs amigos y veo estas últimas que publicas sobre un tema que quería tratar precisamente ("Deportes de invierno") por el grave impacto que presentan. Te felicito porque, como siempre, nos traes unos artículos claros, profundos y amenos, aunque en este caso resulten además dolorosos.

Recibe un fuerte abrazo.

Javier 16 dijo...

Pero Javier, cómo vamos a privar a Barbie y Kent de la actividad que más les gusta. Dónde van a lucir sus modelitos de esquí de última generación.
La montaña es para los esquiadores, la costa para los hoteles, los ríos para los pescadores y el monte para los cazadores. ¿Y para nosotros? -Lo que vaya quedando.

Saludos

Jesús Dorda dijo...

Se me había pasado tu anterior entrada con los líos que tengo últimamente, pero me engancha a este "remonte"
En efecto, los que odiamos la artificialidad de las instalaciones de montaña vemos invadida la montaña de todos para el disfrute de algunos y para llenar los bolsillos de unos pocos.
Y lo más patético es el absurdo intento de imponer esquí donde ni la altitud ni la meteorología dan para más.

Drach dijo...

Estoy seguro de que muchos de esos esquiadores que "disfrutan" esas excelentes instalaciones,en efecto no conocen esto o no han tenido la visión de esos lugares tal y como los muestras. Cada vez hace mas falta enseñar estas cosas así, preservar la belleza no cotiza en bolsa todavia.
Magnífico análisis y exposición.
un saludo y en espera de la continuación.

Fernando J. Feliu dijo...

Este mismo ejemplo que comentas, es el caso de las pistas de Javalambre en el sistema Ibérico.

Un saludo.

Mabel G. dijo...

Qué manera de maltratar la montaña, la Tierra... todo el planeta !
No quiero ni imaginarme en qué terminará todo esto.
Tus artículos y fotografías son excelentes y reveladores.
¡Te felicito!
Un saludo cordial.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Hola, Hana. Las imágenes que ves son de estaciones de esquí alpino, puede que tengan algún mérito estético, pero en ellas busco el valor documental: mostrar la auténtica sangría que hacen en la montaña.
Obrigado. Com carinho.

Muchas gracias, Trotalomas, por tu visita y comentario. Personalmente rehúyo el término "deportes de invierno" porque no considero que algunos de ellos (caso del esquí alpino) sean auténticos deportes, y porque también existen otras actividades deportivas de mínimo impacto (si son bien realizadas): esquí de fondo o nórdico, de travesía, raquetas, ascensiones invernales...que no merecen ser metidas en el mismo saco (o saca de dinero) que el esquí alpino o de pistas.
Otro abrazo fuerte para ti.

Pues, Javier ¡Qué quieres que te diga!...yo soy más de Blancanieves y el Yeti que de Barbie y Kent.
Saludos (que de eso sí que nos queda, y mucho)

Haces bien, Jesús, en engancharte a este remonte para ascender a lo más bajo de la actividad humana en la alta montaña.
En cuanto a la artificialidad y sinrazón nival de las estaciones de esquí alpino, te recomiendo que saques el forfait para garantizarte el acceso a todos los capítulos (que aún quedan).

Sí, Drach, también pienso que es necesario mostrar estas imágenes tan desagradables para que no queden dudas de lo que hay detrás (y por debajo) de las pintorescas estaciones de esquí alpino. Son un grave atentado a la montaña y su belleza...por mucho que traten de disfrazarse con nieve y risas.
Gracias y otro saludo para ti.

Lamentablemente, Fernando, este es el caso de Javalambre...y de todas las estaciones de esquí alpino existentes en España (y parte del extranjero). Aunque los problemas ecológicos causados suelen ser más acusados en la alta montaña mediterránea.

Pues, Mabel, la cuestión es que no se sabe muy bien en que acabará este asunto de las estaciones de esquí alpino, sobre todo en algunas muy afectadas por el cambio climático. Lo ideal sería que se tomara ejemplo de lo sucedido con Valcotos (Sierra de Guadarrama), estación que fue comprada por la Comunidad de
Madrid y restituida en lo posible como parte del Parque Natural de la Cumbre, Circo y Lagunas de Peñalara.
Gracias. Otro saludo, muy cordial, para ti.