lunes, 17 de octubre de 2011

Ardillas ONLINE

-->



Estar en línea (online) en una red facilita la comunicación, desplazamiento e intercambio…incluso a las ardillas rojas (Sciurus vulgaris).




La mayor red de nuestros días, Internet, conecta ordenadores por líneas soportadas en su mayoría por cables que quedan al aire en paisajes rurales y periurbanos. En algunos de esos paisajes habitan ardillas buscando afanosas su principal sustento: semillas de pinos que no escasean en las urbanizaciones residenciales. También, bellotas y frutos de árboles caducifolios que se prodigan en los jardines tapiados entre chalet y chalet.




El territorio natural de una ardilla roja es los árboles, donde pasa la mayor parte de su vida. No se sienten seguras en el suelo, y menos en suelo urbanizado. Personas, gatos y perros se mueven por ahí abajo, y en las calles transitan vehículos motorizados. Demasiados riesgos. Algo han de hacer las ardillas salvajes para evitarlos y prosperar, como parece, en estos hábitats artificiales.




Al pie de la Sierra de Guadarrama, cerca de Madrid, entre fines de verano y en otoño es cuando más ardillas se ve. El máximo de población llega con la suma de jóvenes del año, ya independizados. Además, las ardillas son muy activas entre las primeras luces del día. La concurrencia de todas esas circunstancias me ha facilitado observar –y grabar- con qué soltura se mueven…¡por la mismísima red! auténticas ardillas online, protagonistas de este divertido vídeo:





Es evidente que el auge de Internet aumentó el grosor del cableado telefónico. Todo un avance para las ardillas, que ahora disponen de cables con “ancho de banda” equiparable a ramas de árboles. Cables adecuados para asirse y correr por ellos. Una vía segura de comunicación entre jardines de chalets y las masas arboladas o bosques más próximos.




Mientras grabé el vídeo las ardillas mostraron una gran familiaridad en el uso de cables telefónicos para trasladarse y cruzar calles o rotondas sin pisar el suelo. En ocasiones las vi preferir postes y cableado como escape al merodeo de este naturalista con su cámara. Se sienten a salvo en estos cables si la posible amenaza queda muy debajo de ellas, aunque evitan mantenerse en la vertical del sujeto que las incomoda. Las ardillas suelen eludir a los predadores escondiéndose tras los troncos o inmovilizándose en las ramas, se ocultan o huyen como garantía de supervivencia. El uso alternativo del tendido telefónico, navegar por la red, les aporta la descarada brevedad de la línea recta…pero comporta el riesgo de quedar a la vista de cualquiera. Generalmente el estrés de una larga carrera lo resuelven paralizándose, de trecho en trecho, sobre cables o postes. Comportamiento -posiblemente innato- muy apropiado para desdibujarse entre el ramaje…y escasamente efectivo en los cables.




Las urbanizaciones más aptas para estas ardillas salvajes se componen de casas de una o dos alturas en parcelas más o menos amplias con coníferas de mediano o gran porte: abetos, cedros y especialmente pinos. En el piedemonte de la Sierra de Guadarrama, tales urbanizaciones se remontan más allá de los años 70 del siglo XX contando con un mínimo de 40 años…y, por supuesto, línea de teléfono e Internet.



Más curiosidades sobre ardillas:

Safe Creative #1110140296207Safe Creative #1110140295446

18 comentarios:

Pedro L. Méndez dijo...

Hola

Resulta sorprendente lo bien que se adaptan algunas especies a nuestros entornos humanizados. La entrada que has hecho es un excelente ejemplo de esta realidad.

Un saludo

ANZAGA dijo...

Está claro, adaptarse o morir...

Saludos.

Javier 16 dijo...

Estupefacto me he quedado con esta entrada, cosecha con denominación de origen en el apartado anecdótico. Cómo me gustan estas historias de adaptación de las especies que han optado por el medio urbano al amparo del hombre. Sin embargo, sospecho que la bonanza de este peculiar medio, también sabrán rentabilizarla los azores y las hembras de gavilán que, estoy seguro, no dudarán en desaprovechar tan tentadora ocasión de pillar alguna ardilla durante el tramo intermedio. Aquí el que no corre vuela.

Saludos.

Lluís Sogorb dijo...

Si, yo también he podido observar este comportamiento de las adaptables ardillas. Félix decía que hubo una época en que una ardilla podía cruzar de norte a sur la península ibérica sin bajarse de los árboles. Hoy podría hacerlo seguramente sin bajarse de la red de cables que surca nuestras tierras. Quien sabe, incluso un día de estos, en una interferencia extraña nos aparece alguno de estos ejemplares en la pantalla del ordenador.
Estupenda entrada de la adaptación de la vida.
Saludos

Miazuldemar dijo...

¡Parecen funambulistas! Se las ve graciosas "on line", pero yo iba a comentar lo mismo que Lluís, el día aquel en que una ardilla podía ir de una parte de la Península Ibérica a otra de árbol en árbol no volverá...Siento algo de tristeza por ello por mucha red on line que tengan. Pero bueno, la parte positiva es la adaptación como bien aportan los compañeros.

Saludos señor Barbadillo!

elcamperoinquieto.com dijo...

Buen documento!
Saludos camperos.

Kumquat dijo...

Efectivamente un ejemplo de la adaptación de estos animalitos a las zonas urbanas.... gracias por compartirlo.

Saludos.

Jesús Dorda dijo...

Je, je, como vecino de la zona que soy también las he visto de cable en cable y de rama en rama. En casa andan poco visibles porque dos gatazos del vecino andan al acecho continuamente, pero creo que han sido las ardillas las que han plantado un par de pinos, al enterrar los piñones en rincones del jardín y luego olvidarlos.
Es muy curioso como se van extendiendo las ardillas, de animal rarísimo de ver en mis tiempos mozos, a relativamente abundante. Y creo que casi más en parques y jardines que en el campo.
Abrazos.

Montse dijo...

Las ardillas son la mar de listas, nada de ciudades abarrotadas, no, ellas prefieren un bonito chalet en la sierra, eso sí, con todos los adelantos tecnológicos, lo dicho ¡qué listas!

Los jabalís también se van adentrando cada vez más en las zonas habitadas, removiendo los contenedores de basura y haciendo alguna travesura más.
Unos y otras dan fe al magnífico artículo que has hecho, muy informativo y muy ameno, como tienes la buena costumbre de hacer para deleitarnos a todos tus seguidores.

Un abrazo enorme!!

Jesús Dorda dijo...

Se me olvidaba, ¡menudo "traveling" te marcas cámara en mano siguiendo a la ardilla a lo largo del cable! Tienes el pulso bien tempaldo.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Gracias, Pedro.
Lo cierto es que las ardillas parecen muy familiarizadas con estos jardines y muy seguras con el empleo de esos cables...es posible que lleven así varias generaciones.
Otro saludo para ti.

...Incluso se puede morir de éxito, ANZAGA. Porque si se adaptan en exceso, no se sabe hasta dónde pueden llegar estos simpáticos roedores.
Saludos a ti.

A decir verdad, Javier, mientras preparaba esta entrada tenía muy presente tu pasión por el comportamiento animal y el intercambio de historias al respecto, siempre tan aleccionadoras.
En lo que respecta a depredadores, puede ser que los mayores peligros lleguen desde el aire, pero no he visto a esas rapaces a primeras horas de la mañana por aquellos parajes. Tal vez es demasiado pronto para ellas. Tal vez, incluso, las ardillas son más activas a esas horas del amanecer para evitar sus garras. Ya se sabe, son...¡listas como ardillas!
Gracias y saludos.

Hola, Lluís. Es una delicia contemplar ese trasiego salvaje sobre los cables de la red.
Esperemos que las ardillas sigan sus correrías por los cables, y no acaben engullidas por ellos quedándonos tan sólo su imagen digital.
Gracias por visitarnos. Saludos.

Exactamente pensé eso, Mamen. Recuerdan y superan a los más afamados funambulistas. Es fascinante y muy divertido seguirlas de cerca...siempre por debajo, claro.
Seguro que en tiempos pasados las ardillas tuvieron más facilidades para trasladarse entre las masas arbóreas, pero tampoco hay que olvidar que hasta no hace mucho se las cazaba acabando en la cazuela las ardillas del Guadarrama.
Esta adaptación moderna a entornos residenciales puede servir de refugio a algunos individuos manteniendo así reservas para la población salvaje de ardillas. Lo importante es dejarlas en paz, que ellas saben apañárselas muy bien.
Mis saludos a usted, señora de Miazuldemar.

Gracias Camperoinquieto...nombre que en algo me recuerda a las agitadas ardillas.
Llevó su tiempo, pero, a pesar de la baja calidad de mi humilde cámara, creo que las imágenes del vídeo dejan claro la peculiar manera en que las ardillas pueden "navegar" por la red.
Mis saludos camperos para ti.

Gracias a ti, Kumquat, por venir a verlo.
Efectivamente, se adaptan de maravilla, aunque nadie debería sucumbir a la tentación de domesticarlas. Ecológicamente es mejor que mantengan su carácter salvaje aun en entornos casi urbanos.
Saludos.

Hola, Jesús...¡A ver si esas ardillas que dejaron los piñones en tu jardín son futuras ocupas que "sólo" esperan a que crezcan los pinos!
Comparto tus apreciaciones respecto a las ardillas, que tan difíciles de observar nos resultaban en nuestra mocedad (entre los años 70 y 80) y ahora las tenemos casi llamando a la puerta de casa. Una buena noticia, tanto por lo que respecta a las ardillas como a los humanos ibéricos, que hoy convivimos mejor con algunas especies.
¡Ah! lo del traveling surgió sobre la marcha...y como la cámara apenas tiene zoom de calidad no hubo otra que salir disparado tras la ardilla, menos mal que le dio por esperarme parada allá arriba en el cable. No me considero con mucho pulso, se hizo lo que se pudo, o lo que ellas (las ardillas) me dejaron hacer.
Abrazos.

Desde luego, Montse, listas sí que son las ardillas...hasta el punto de aprovechar el hábitat residencial de una especie deforestadora como la nuestra. Casi, casi "Durmiendo con su enemigo".
Los jabalíes, a su modo, tampoco son mancos y cada vez los sentimos más cerca, especialmente en este mes de octubre en que se vuelven más confiados.
Muchas gracias por tus amigables palabras.
Otro gran abrazo para ti.

JCR dijo...

Buenos días, saludos nuevamente después de un tiempo ¿qué tal la vida? espero que bien.
Muy curioso, seguro que navegan mucho más rápido que nosotros y desde luego no esperas encontrar tal adaptación al medio que hemos invadido.
Gran ocasión para realizar una grabación, dificultosa y con mucha paciencia para ofrecernos una vista tan poco frecuente, me gusta, gracias.
Un abrazo.

teca dijo...

Eu me diverti com seu vídeo, Fcº Javier, você é um expert em filmagem. Que interessante a desse animalzinho tão lindo! A adaptação ao ambiente é muito importante para a sobrevivência. Fico feliz que a natureza se acomode e resista à tecnologia desenfreada que vai surgindo no ambiente.
Uma delícia ler-te e passar aqui...
Felicidades.
Um beijo carinhoso.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Bienvenido, JCR.
La vida por aquí, ya ves...online, como las ardillas.
Me alegra que te guste la peliculilla (o documentalillo) desde tu óptica cinematográfica.
Otro abrazo para ti.

Olá, Teca. Eu também me diverti perseguindo os esquilos para obter sua imagem agradável. Estes animais são inquietas, curiosas, com uma facilidade invejável de vida online.
Muito obrigado pelas suas amáveis ​​palavras.
Outro beijo para você.
---------
Hola, Teca. Yo también me divertí corriendo detrás de las ardillas para captar su simpática imagen. Son animales inquietos, curiosos y con una envidiable facilidad para la vida online.
Muchas gracias por tus amables palabras.
Otro beso para ti.

diminuto blog dijo...

Soy testigo de todo lo que comentas en esta entrada, tocayo.

He observado que en mi entorno la población ha crecido (sin exagerar) y que algunos individuos son mucho más confiados. Teniendo en cuenta que hasta hace no demasiado tiempo habían personas que se las comían con arroz, es todo un avance.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Por la sierra de Guadarrama también se las perseguía a escopetazos.
Pienso también, Diminuto blog, que estas modernas ardillas, al ser más respetadas, se han vuelto más abundantes y confiadas...siempre que tengan coníferas a mano.
Saludos.

ana dijo...

Pues observando tu vídeo, yo he sentido un poco de angustia.

Tuvimos una ardilla, en una jaula enorme que le hicimos... con parque de atracciones y todo (mi suegro es una artista). Me pareció preciosa, yo, que soy tan poco dada a los animalitos, y muy hacendosa. Era increíble lo ordenadita que era... embelesados nos tenía... jajaja.

Pero esa ardilla en el tendido, me lo ha hecho pasar un poco mal...

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

...Tranquila, Ana, porque las ardillas online de este vídeo saben muy bien de dónde vienen y a dónde van "tirando del hilo"...
Muchas gracias por tu visita y comentario.