miércoles, 10 de abril de 2013

JARAS: amigas del sol

-->


Pocas plantas se me antojan tan amigas del sol como nuestras jaras. Prosperan en paisajes mediterráneos donde la civilización occidental abre claros forestales o esquilma la cubierta arbórea desde hace más de dos mil años.


Jaral de jara pringosa (Cistus ladanifer) con enebros (Juniperus oxicedrus)

El sonoro nombre jara procede de una palabra árabe que equivale a matorral, mata, bosque o bosquecillo. A mediados del S.XIII designaba ya a algunos arbustos que los botánicos incluyen en la familia de las Cistáceas, de gran importancia ecológica en el suroeste europeo y que tiene su principal área de biodiversidad en la región mediterránea. Baste considerar que entre la península ibérica y Baleares reúnen 12 especies de jaras (género Cistus) que a su vez hibridan fácilmente entre ellas. Casi todas son arbustos de mediano porte, muy querenciosos de tierra iluminada y bastante caldeada, que dan flores vistosas, generalmente blancas, y han adaptado sus hojas para soportar el calor y la sequedad que caracterizan al verano mediterráneo. Veamos algunos ejemplos: 



Jara pringosa (Cistus ladanifer) variedad de cinco llagas.


JARAS DE HOJA PEGAJOSA 

La jara pringosa (Cistus ladanifer) puede superar los tres metros de altura y produce una sustancia viscosa -llamada ládano- de dulce aroma usado en perfumería, que aísla al arbusto de la sequedad circundante en el estío. Se adapta a gran diversidad de sustratos, ama los veranos secos y calurosos, y es muy común en la mitad sur peninsular, en el centro y gran parte de la zona occidental.



Jaguarzo blanco (Cistus albidus)


JARAS DE HOJA BLANQUECINA

El jaguarzo blanco (Cistus albidus) destaca entre las jaras de flor más hermosa. Lo de blanco se refiere al color claro de sus hojas, a causa de un denso fieltro que las protege de la insolación y reduce la evapotranspiración. Sus flores son de color rosa o magenta y delicado aspecto ligeramente arrugado, como pétalos del más fino papel cebolla. Prospera sobre diferentes suelos en lugares de invierno poco frío y verano caluroso. Abunda en la mitad sur de la Península, valle del Ebro, litoral mediterráneo y Baleares.


Romarina (Cistus clusii)

JARAS DE HOJA MUY ESTRECHA

Otro jaguarzo blanco, también conocido como romarina (Cistus clusii) presenta cierto parecido al romero debido a sus hojas estrechas con bordes enrollados y, además, un denso tapiz de pelillos por debajo de cada hoja. Son diseños que ayudan a reducir la pérdida de agua en verano al minimizar la superficie foliar y tapizar las zonas de evaporación de la hoja. Se trata de la jara más resistente a la sequía. Crece en suelos caldeados y de carácter básico, en el sur, centro y este de España, incluidas las islas de Mallorca, Ibiza y Formentera.



Jaguarzo morisco (Cistus salviifolius)


JARAS DE HOJA RIZADA

Las hojas del jaguarzo morisco (Cistus salviifolius) se asemejan a las de la salvia. Son ásperas y rugosas, textura resistente a la sequedad por insolación, y también con pelos estrellados para reducir la evapotranspiración. Medra en suelos frescos y carentes de cal, por cualquier provincia de la España y Portugal peninsulares, además de Baleares.



Jara cervuna (Cistus populifolius)


JARAS DE HOJA ANCHA

La jara cervuna (Cistus populifolius) prefiere umbrías sureñas quedando menos expuesta a la deshidratación, por ello sus hojas recuerdan más al chopo que a otras jaras. Habita terrenos sin cal ubicados en umbrías y barrancos frescos de Andalucía, Extremadura y mitad sur de Portugal…aunque llega a internarse en la Sierra de Guadarrama.



Jara estepa (Cistus laurifolius)


Las hojas de la jara estepa (Cistus laurifolius) se parecen vagamente a las del laurel, aunque son más resistentes al sol y de jóvenes protegen su cara inferior con una superficie pelosa y blanquecina que pierde menos agua cuando el calor aprieta. Su corteza es rojiza y se deshilacha de modo inconfundible. Es arbusto común en el sur, centro y este de España, y Trás-os-Montes en Portugal, sobre suelos escasamente o nada calizos de tierras altas y montaña mediterránea.

Safe Creative #0908274278524

12 comentarios:

Pedro L. Méndez dijo...

El olor de estos arbustos es sumamente agradable, la pega es por lo que le viene el nombre a la primera que has descrito tan bien.

Un saludo

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Tienes mucha razón, Pedro. La jara pringosa (Cistus ladanifer) es un elemento característico del paisaje en muchos montes mediterráneos: domina entre la cobertura vegetal arbustiva, ilumina laderas y llanos con su floración, y perfuma intensamente el aire. Su pega es ser tan pegajosa.
Otro saludo para ti.

Ars Natura dijo...

Flores delicadas todas ellas que no suelen durar mucho en la planta. Lo de la pringosa tiene su aquel... me he paseado en pantalón corto por jarales pringosos y no es nada recomendable. Algunos insectos acaban atrapados en el ládano y yo me pregunto: no serán aprovechados por la planta como hacen algunos tipos de plantas carnívoras? Yo nunca he leído nada al respecto, pero tampoco nada de lo contrario, no se si se ha investigado.
A ver qué me respondes Javier que seguro que sabes de esto más que yo.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Pues, sinceramente, ARS tampoco he leído nada al respecto. Está claro que el ládano es pegajoso también para los insectos, pero además la planta necesitaría producir enzimas en la superficie de la hoja que permitan digerir al insecto, es lo que hacen las carnívoras. Si averiguo algo más te lo hago saber.
Muchas gracias por tan interesante comentario.

Jesús Dorda dijo...

Con respecto al anterior comentario, tengo unas curiosas fotos de hormigas de alas (machos) atrapadas y muertas en las pegajosas hojas de la jara. No creo que tengan aprovechamiento, pero, ante pulgones y demás plagas de plantas, supongo que es una buena defensa.
Vivo rodeado de jaras, desde el jardín hasta cualquiera de los caminos por los salga de casa a pasear, pero no me canso de sus flores y de su legión de libadores-polinizadores y los depredadores y parásitos que van detrás.
Saludos

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Es cierto, Jesús, las jaras atraen gran cantidad de insectos cuando están en flor, y en las hojas de la jara pringosa quedan atrapados pequeños insectos que se posen en ellas, lo que también sirve a la planta para neutralizar posibles visitas incómodas como puedan ser los pulgones, y seguramente otros insectos saquen provecho de los que quedaron pegados.
Saludos entre las jaras.

Mabel G. dijo...

Cuántas variedades y qué hermosas todas ellas. No la conocía. Y como me encantan las flores silvestres, las que crecen en forma salvaje por los campos y las montañas.... y mueren en sus plantas (no puedo ver las flores cortadas para que se marchiten solas y tristes en un triste jarrón con una triste agua)
Me encantó esta flor (todas ellas)
Gracias Fco. Javier.
Un abrazo.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

...Pues, Mabel, si vieras la floración de las jaras pringosas quedarías maravillada, porque además de perfumar densamente el ambiente blanquean enormes extensiones de matorral en las serranías ibéricas (te lo recomiendo).
Otro abrazo para ti.

Kumquat dijo...

Preciosas las jaras!!! Me ha venido el recuerdo de pequeño del tacto de la jara pegajosa ... Ahora de grande me da miedo acercarme por la cantidad de abejas que las rondan .... :)

Saludos

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Tienes razón, Kumquat, si las jaras son visitadas por las abejas...mejor dejarlas trabajar.
Saludos para ti.

Anuxa dijo...

Indudablemente mis favoritas son la Jara Pringosa,de cinco llagas, delicada pero a la vez fuerte. Aqui en la serranías valencianas estan por doquier. Muy interesante el artículo.
He descubierto datos desconocidos hasta ahora sobre esta variedad tan prolífica!!.
Saludos!!

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Me alegro, Anuxa, de que te guste el artículo. Compartimos preferencia por las flores de la jara pringosa de cinco llagas (Cistus ladanifer), aunque el jaguarzo blanco (Cistus albidus) también es una maravilla.
Mis saludos para ti.