martes, 21 de enero de 2014

EL SERBAL, EL SORBITOL y LA INTOLERANCIA

-->

LOS FRUTOS DEL SERBAL
En pleno invierno sorprende la abundancia de frutos en el serbal de cazadores (Sorbus aucuparia), conservados perfectamente a la intemperie y dispuestos para servir de alimento a mirlos, zorzales…y hasta 60 especies de aves en Europa, además de zorros, tejones, osos, martas o garduñas. 

El sabor de esos frutos no resulta agradable hasta pasadas las primeras heladas. Entonces se vuelven más dulces gracias a que aumenta su contenido en compuestos azucarados como el sorbitol, que actúan de anticongelante en el fruto. Fue el químico agrícola francés Boussingault quien halló la presencia de este polialcohol de azúcar en el serbal de cazadores y desde entonces se conoce como sorbitol (de Sorbus, género de los serbales). 

Tanto el sorbitol como el ácido parasórbico de los frutos de serbal de cazadores tienen propiedades laxantes, lo que constituye una cierta garantía en la dispersión de las semillas de estos arbolitos.
Ramas de serbal de cazadores (Sorbus aucuparia) con frutos en invierno.


EL SORBITOL y el E-420
El sorbitol existe de modo natural tanto en los frutos del serbal como en otros más comunes en nuestra dieta (manzana, pera, cerezas, melocotones…). Igualmente lo contienen las hojas de algunas plantas de las familias Rosáceas y Plantagináceas, y las algas rojas…Pero también llega a nuestro organismo fabricado industrialmente mediante hidrogenación de la glucosa. Este sorbitol se utiliza como humectante, emulsionante, estabilizante o edulcorante y está incrementando su presencia en productos de alimentación que se consumen a diario: dietéticos “sin azúcar”, panadería, bollería, confitería, pastelería, helados…y en algunos medicamentos. Como aditivo también se registra en las etiquetas con la referencia E-420

Sorbitol industrial, empleado como aditivo o excipiente.


LA INTOLERANCIA AL SORBITOL
Es posible que numerosas personas sufran a diario las desagradables consecuencias de ingerir más sorbitol del soportable. Me refiero, por ejemplo, a una súbita diarrea flatulenta que puede sobrevenir una media hora después de haber ingerido el desayuno. Aun no descartando otras causas debe considerarse la intolerancia al sorbitol. Nuestro organismo metaboliza lentamente este compuesto y la mayoría de las personas son intolerantes a partir de una dosis de 10 gr. Si junto con el sorbitol que puede contener el bizcocho o las magdalenas del desayuno se ingiere frutas o sus zumos, que contienen fructosa, los problemas aumentan pues el sorbitol dificulta la absorción de la fructosa (que normalmente no es tolerada por un 40% de los humanos). 

El sorbitol no absorbido en el intestino delgado pasa a fermentar en el intestino grueso y provoca una irritación que concluye en diarrea. Liberado el intestino desaparece la irritación...hasta volver a ingerir suficiente sorbitol. 

Posiblemente esta indeseable reacción por mala absorción intestinal del sorbitol no ha sido suficientemente detectada entre la población. La mejor manera de prevenirla es leer cuidadosamente las listas de ingredientes en los productos y evitar aquellos que lo contienen.
Serbal de cazadores (Sorbus aucuparia) con frutos.


…Y A PROPÓSITO DEL SERBAL DE CAZADORES
No suele elevarse más de 10 m. Es un arbolillo de hoja caduca, copa redondeada, y hojas compuestas por 10 a 14 hojuelas en forma de punta de lanza, con bordes aserrados, que en otoño pueden llegar a tomar un color rojo anaranjado muy llamativo. 

Frutos poco mayores que un guisante, rojo vivo o rojo anaranjado, que comban las ramitas según maduran hacia septiembre u octubre. 

Se distribuye por la mayor parte del territorio europeo, por el oeste y norte de Asia. Alcanza Islandia y Groenlandia. En la Península Ibérica aparece con más frecuencia en montañas de la mitad norte, y tiene alguna presencia en Sierra Nevada. 

El nombre científico del serbal de cazadores es Sorbus aucuparia. Sorbus se relaciona con el término céltico sor, duro, y con mel, manzana. Mientras que aucuparia procede del latino aucupor, cazar aves, pues sus frutos se emplearon tradicionalmente de reclamo para cazarlas.

Serbal de cazadores (Sorbus aucuparia). Hojas de otoño.


Safe Creative #0908274278524

15 comentarios:

Jesús Dorda dijo...

Interesantísima y muy útil entrada, Javier.
Como ya comentamos alguna vez, yo no soporto la bollería industrial, aunque no es necesrio que llegue al intestino, ya en el estómago me juega malas pasadas, no sé si será el sorbitol o no, pero los bollos caseros me sientan de maravilla.
El serbal es un arbolito encantador, no es especialmente frondoso, tiene cierto aire desgarbado, pero las flores tienen un perfume maravilloso que atrae a las abejas y los frutos les encantan a los pájaros, no deberían faltar en el jardín de ningún naturalista ni parque urbano que se precie.

Pedro L. Méndez dijo...

Qué entrada más didáctica, he aprendido un montón de cosas que desconocía. Todo un mundo el que gira alrededor del serbal de cazadores y el sorbitol.

Un saludo

e-stallo dijo...

Suscribo lo dicho por todos. Muy interesante! Me ha gustado mucho.
Saludos!

Ars Natura dijo...

Un árbol que me encanta. En Suecia gusta tanto sus frutos a las aves que no dejan que maduren del todo y antes de las heladas ya son devorados por pequeños bandos de ampelis europeos.

Anónimo dijo...

Muy interesante.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Jesús, en efecto, la bollería industrial es...una industria, más que una fuente de alimentos. Producción masiva al margen de la salud.
Y el serbal siempre será un pedacito de Naturaleza en el jardín, aunque sus requerimientos de cierta humedad en el suelo durante el verano (y no muy altas temperaturas) lo hacen más apropiado para unas zonas que para otras.
Saludos.

Sí, Pedro, el serbal es atractivo para las aves y también para ese conocimiento del mundo natural que tanto apreciamos.
Gracias y mi saludo para ti.

Agradezco tus palabras E-stallo.
Saludos.

Somos muchos, Goyo, los admiradores de este hermoso arbolito, aquí muy ligado a nuestras montañas...y allí (Suecia)a ambientes forestales en general e incluso empleado como ornamental en paseos y parques.
Saludos.

Gracias, estimado Anónimo.

Jorge Remacha dijo...

Una entrada muy completa. Además de botánica nos enseñas también medicina. Un lujazo.

marcelo dijo...

Con razón mi correo electrónico es algo laxante; sorbus, es el encabezamiento, en honor a ese precioso árbol que aquí habita en la montaña.
Una rosacea, que, sin duda es admirada por muchos/as y, a la que tu pones un apunte cultural, muy importante. Gracias.

Saludos.

Javier G. dijo...

El serval junto con el majuelo son dos arbolillos que tienen una gran importancia para diversas especies. Son un buen reclamo para sentarse de lejos y disfrutar con el telescopio las aves que los visitan.
En una casa rural del Pirineo Catalán, había un serval repleto de frutos y de jóvenes camachuelos. Era una gozada verlos tranquilamente, sin prisas.

Bueno Javier, un sorbito de chupito y, el sorbitol para los pajaricos que lo asimilan mejor.

Saludos.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Gracias, Jorge, la botánica (el conocimiento de las plantas) está muy ligada a la alimentación y a la salud humanas. Es una ciencia mucho más aplicable y cercana de lo que suele creerse.
Un abrazo.

Sí, Marcelo, siempre me llamó la atención esa presencia tan personal del serbal en tu dirección postal, lo cual dice mucho de la admiración que sientes por él, totalmente justificada y compartida.
Gracias por comentar. Mis saludos para ti.

Probablemente, Javier, un buen ejemplar de serbal de cazadores da para un interesantísimo trabajo sobre alimentación y etología de aves. Sus ramas cargadas de frutos en pleno invierno son un reclamo irresistible...Pero, para nosotros, mejor acepto ese chupito.¡A tu salud!

Pablo Herrador dijo...

Super didáctico, así da gusto. Enhorabuena por tu blog!!

Mabel B. Granata. dijo...

Mi esposo tiene intolerancia al sorbitol, pero no sabía yo que procedía de una planta, me imaginaba que era un compuesto "plástico". (realmente tonta de mí, porque casi todo deriva de ellas...) Gracias Fco.Javier, feliz fin de semana.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Muchas gracias, Pablo. La didáctica es parte esencial de la divulgación científica, nunca ha de olvidarse.
Saludos.

Hola, Mabel. Aunque fue en el serbal de cazadores donde por primera vez se conoció el sorbitol, hoy día las industrias alimentaria y farmacéutica no lo extraen de esa planta sino que lo obtienen artificialmente a partir del azúcar glucosa.
En cuanto a su intolerancia es más común de lo que puede imaginarse. Yo mismo la he padecido con algunos productos de bollería, especialmente al acompañarlos con zumo fresco de naranjas (combinación "explosiva").
Gracias y feliz fin de semana para ti.

Honorio dijo...

Otra gran entrada Javier. ¡Lo que se aprende con este blog! Es curioso pero yo también siento una enorme atracción por los árboles del género sorbus, quizá por su capacidad de colonizar, las pedreras rocosas o las zonas más agrestes de las montañas. Hace años que cultivo, arias, aucuparias, latifolias y torminalis desde semilla con enorme facilidad pues sólo necesitan para romper su dormición algo de humedad y frío constante.
Un abrazo

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Los serbales, Honorio, son muy resistentes en su medio. Llama la atención su capacidad de colonizar peñascos y pedreras en la Sierra de Guadarrama, donde es el arbolito caducifolio que más alto sube. Está plenamente justificada esa atracción que despiertan en nosotros...además de en las aves.
Muchas gracias por tu comentario.
Otro abrazo para ti.