jueves, 29 de junio de 2017

DEDALERAS: brújulas del sol

-->

Las dedaleras, flores cuya forma recuerda a un dedal, pertenecen al género Digitalis. Un elemento característico de estas especies es su tallo floral, abundante, vistoso…y con todas sus flores orientadas en una misma dirección (tallo floral unilateral).

Dedalera amarilla (Digitalis lutea). Pirineo aragonés

Tan peculiar alineación floral es un rasgo influido por el ambiente en que se desarrolla la planta, y más concretamente por la luminosidad. Esto se deduce al constatar que las flores de dedalera suelen orientarse en el sentido opuesto a la pendiente o a la roca sobre la que crecen, o a los árboles que puedan hacerles sombra. Tanto es así que funcionan como auténticas brújulas de la luz del sol.

Dedaleras en flor (Digitalis purpurea). Sierra de Guadarrama

De modo innato las dedaleras poseen una predisposición genética a orientar cada flor en la dirección más soleada. Este comportamiento -fototropismo positivo- se observa si comparamos tallos florales incipientes con otros completamente desarrollados: aunque los capullos se disponen inicialmente en todas direcciones, a medida que se desarrolla el tallo floral cada flor busca la misma orientación que las demás. Tanto es así que el rabillo de algunas llega a girar hasta 180º


Detalle del giro de las flores en el tallo de una dedalera amarilla (Digitalis lutea). 
Pirineo aragonés

VENTAJA DE TODO ESTO

Las dedaleras son plantas que crecen en terrenos rocosos, en laderas o en taludes, ambientes donde el sol no se reparte por igual. Gracias al fototropismo positivo de sus flores todas reciben la misma cantidad e intensidad de luz: la máxima en su ambiente, algo determinante para el correcto desarrollo floral…y la posterior formación de semillas.


Digitalis thapsi, un endemismo ibérico, con flores orientadas contra su roca y ladera. 
Sierra de Guadarrama


VENTAJA AÑADIDA y no menos importante

Esta floración alineada es percibida por algunos insectos como una oferta muy atractiva, tanto por su notorio efecto de bandera cromática y bien iluminada como por la economía de movimientos que implica cuando vuelan de flor en flor, pues todas quedan “muy a mano” en la misma planta.


Dedaleras (D. purpurea y D. lutea) con flores orientadas contra su ladera 
y visita de un abejorro. Pirineo aragonés



Safe Creative #0908274278524

lunes, 12 de junio de 2017

GALERÍA DE LA NATURALEZA: alas de mariposa Graellsia

-->

Cierto día de junio hallé sobre una pista forestal de la sierra de Guadarrama: dos alas de mariposa Graellsia (Actias isabellae), alas superiores de individuos diferentes.

Entre abril y junio vuelan tan extrañas, hermosas y esquivas mariposas, sin alimento, a expensas de sus reservas, que agotan en unos 8 días.

Graellsia, la mariposa isabelina, habita entre los 1.000 y 1.700 m de altitud algunos pinares de albar (Pinus sylvestris) y laricio (Pinus nigra) en Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Murcia y Navarra.

Incendios, deforestación, plaguicidas para la procesionaria del pino, coleccionistas y contaminación lumínica cercenan su invisible vuelo.

Belleza desapercibida. Fugaz. Caediza.



Anverso (vista dorsal) de alas superiores de dos individuos
de mariposa Graellsia (Actias isabellae)




Anverso (vista dorsal) de ala superior izquierda
de mariposa Graellsia (Actias isabellae)




Anverso (vista dorsal) de ala superior derecha 
de mariposa Graellsia (Actias isabellae)




Reverso (vista ventral) de alas superiores de dos individuos
de mariposa Graellsia (Actias isabellae)




Reverso (vista ventral) de ala superior derecha
de mariposa Graellsia (Actias isabellae)




Reverso (vista ventral) de ala superior izquierda
de mariposa Graellsia (Actias isabellae)

domingo, 30 de abril de 2017

RASCAR Y OBSERVAR…todo es empezar

--;
Rascadero de cabras domésticas sobre tronco 
de enebro oxicedro (Juniperus oxycedrus)

En cualquier paseo por el monte es posible hallar árboles con la corteza del tronco lijada. En la mayoría de casos se trata de rascaderos de mamíferos, principalmente ganado (vacas y cabras) o jabalíes (Sus scrofa). En el caso de los jabalíes suele aparecer barro en el tronco, pues se restriegan en él tras haber tomado su baño de lodo.

Marcas de barro dejadas por jabalí (Sus scrofa
en tronco de fresno (Fraxinus angustifolia)


Rascadero de cabras domésticas y jabalíes (Sus scrofa
sobre tronco de pino resinero (Pinus pinaster)

Observar tales señales de rascado puede llegar a picar nuestra curiosidad, hasta el punto de convertirse en una interesante fuente de información, de hecho en algunos estudios de campo se toma muestras de los pelos adheridos a la corteza de los rascaderos para estudiar la fauna salvaje de la zona.

Buena parte de mis últimas observaciones al respecto las he realizado en zonas bajas del sistema central, con predominio de encina (Quercus ilex subsp. ballota), enebro oxycedro (Juniperus oxycedrus) pinos resineros (Pinus pinaster) y piñoneros (Pinus pinea).

En el término municipal de Las Navas del Marqués (Ávila) conozco un fotogénico rascadero de vacas constituido por cuatro pinos resineros muy juntos, dos de ellos de buen grosor. Presentan fuerte desgaste de sus cortezas por la fricción de los animales y graves erosiones debidas al roce de los cuernos.

Rascaderos de vacas en pinos resineros (Pinus pinaster). 
Las Navas del Marqués (Ávila)

En el término de Valdemaqueda (Madrid) hay rascaderos empleados por rebaños de cabras en troncos de pino resinero, piñonero y enebro oxicedro. Los pinos piñoneros parecen los más querenciosos para este menester. A este respecto cabe señalar un caso curioso: la base de un respetable pino piñonero quedó desgastada e inservible por el continuo uso…pero pasado un tiempo la apertura de una pista forestal removió el terreno aledaño situando al pie del pino un pedrusco de mediano tamaño (todavía carente de líquenes). Desde entonces, las cabras del rebaño local suben a la piedra para rascarse contra el tronco en una porción de corteza antes inaccesible.

Rascadero de cabras domésticas en pino piñonero (Pinus pinea
con piedra en la base. Valdemaqueda (Madrid)

En paisajes con pinos y enebros, los rascaderos se detectan fácilmente por los manchones rojizos de los troncos. Tratándose de pinos resineros, de corteza menos gruesa que el piñonero, se comprueba que un rascadero es abandonado cuando el tronco excreta demasiada resina.

La abundancia de rascaderos coincide con pasos del ganado y son tan requeridos que incluso descortezan partes del árbol. No parece casual que sean pinos y enebros (de cortezas muy diferentes) los árboles utilizados con preferencia, pues sus resinas contienen sustancias antiparasitarias, antisépticas y cicatrizantes.

Rascadero en pino resinero (Pinus pinaster)

Quizá fue la observación de este comportamiento -en animales domésticos y fauna salvaje- lo que inspiró a pobladores humanos de otros tiempos el uso medicinal de las resinas de pinos y enebros, tanto aplicadas a la piel del ganado como a ellos mismos.

Tampoco parece descabellado suponer que algunos de nuestros ancestros descubrieran cómo extraer resina de pinos observando los troncos sangrantes de los rascaderos.

Safe Creative #0908274278524