martes, 14 de enero de 2020

Para 2020

--&gt




Safe Creative #0908274278524

viernes, 27 de septiembre de 2019

SECO ESTRÉS




A pesar de que las encinas (Quercus ilex ballota) son árboles mediterráneos preparados para soportar el estrés hídrico del verano, cuando necesitan más agua que la disponible. 

A pesar de que sus hojas, pequeñas y redondeadas, reducen al mínimo la relación superficie-volumen contribuyendo a rebajar su pérdida de humedad por evapotranspiración.


A pesar de que esas hojas incluyen un tejido muy resistente y poco permeable (esclerénquima) que evita su sobrecalentamiento y la pérdida de agua por ningún sitio que no sean sus poros o estomas.

A pesar de que las encinas controlan esos poros cerrándolos ante un exceso de sequedad y altas temperaturas.


A pesar de que la cara inferior de sus hojas está cubierta de pelillos aislantes del calor y la irradiación solar.

A pesar de todo eso, algunas encinas no han podido más y sus copas perennes se han secado este agosto de 2019. 
Los efectos se ven desde el ferrocarril que atraviesa la rampa serrana de la Sierra de Guadarrama, entre Torrelodones, Galapagar y Collado Villalba.

DATOS de COLLADO VILLALBA 2019

Estas imágenes de encinas secas y que han perdido su producción de bellotas corresponden al 30 de agosto y 26 de septiembre de 2019 en Collado Villalba, municipio cuya precipitación media de marzo a septiembre es de 229 l/m2. Este año: 131,2 l/m2. La temperatura media de marzo a septiembre es de 16,25º C. Este año: 17,77º C 
Hace 10 años observé en la zona un suceso similar.


CONCLUSIONES

En años muy secos un aumento de 1,5º C sobre el promedio de temperaturas de primavera-verano marchita las encinas arraigadas en suelos muy drenados sobre laderas soleadas. Ese aumento de 1,5º C se alcanzará de modo permanente entre 2030 y 2052 si persisten las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero al ritmo actual…y es posible que las encinas desaparezcan de algunos enclaves guadarrameños.


Safe Creative #0908274278524

sábado, 16 de febrero de 2019

Esperando a la cigüeña (4)

--&;


LA EMANCIPACIÓN
Amaneció el 23 de julio con los dos padres posados cada uno en un cedro. Se marchó uno de ellos y a eso de las 10 h descubrí a uno de los pollos posado en un tejado frente a mi casa tras realizar su vuelo inicial. Se acicaló el plumaje y caminó por primera vez encima de una cubierta de pizarra. Su hermano aguantaba posado en el nido y el progenitor que quedó observaba desde su cedro.

En menos de una hora regresó el pollo volandero al nido. Ya no permanecía ningún padre en ningún cedro, aunque poco después regresó uno de ellos para alimentar a ambos pollos en el nido. El pollo que había volado repitió varias veces ese día planeando con maestría y sabiendo aterrizar. De noche los hermanos durmieron en el nido, uno estuvo practicando con las alas elevándose y descendiendo en el propio nido. A cierta distancia los acompañó un progenitor sobre un cedro.



Sobre las 7,40 h de la mañana siguiente el pollo volandero había aterrizado ya en otro tejado, en esta ocasión más lejos. Finalmente se marchó de la zona con su progenitor, es posible que en busca de comida. El hermano no volandero quedó de pie en el nido casi todo el día solo. Al atardecer se reencontraron los hermanos y pasaron la noche juntos.





Antes del amanecer, el 25 de julio de 2018 los pollos practicaron su ejercicio de vuelo vertical elevándose menos de 1 m sobre el nido. Alrededor de las 9,30 h aprovecharon el caldeo del aire y, esta vez, ambos se echaron a volar. Describieron varios círculos de planeo en su territorio demostrando excelentes dotes para el vuelo, luego volvieron al nido y volaron de nuevo en varias ocasiones hasta abandonar definitivamente su hogar.


A las 11,30 h uno de los padres se plantó en el nido…pero sus hijos ya no estaban. Por la noche sólo se perfilaba la silueta del progenitor en el nido, donde se mantuvo hasta las 6,40 h del día siguiente, entonces batió las alas y se fue.

No hubo más observaciones de esta familia de cigüeñas…quedó su nido vacío, visitado por los estorninos como efímeros ocupas.



Seis meses después, el 25 de enero de 2018, se volvió a dibujar sobre el nido la silueta nocturna de una cigüeña, trece días después la pareja ya duerme en el nido dispuestos a reiniciar el ciclo.



Safe Creative #0908274278524