miércoles, 29 de julio de 2009

LUNA ROJA

-->

Anoche la Luna era casi roja, anaranjada. Filtrada por una extraña nube que en la tarde cubrió el cielo. Nube pesada, plomiza y terrosa, como agorera. Creí que era polvo sahariano.

La Luna de anoche, casi roja, era dramática y espectacular. No he visto lunas así. La escruté con prismáticos antes de ir a dormir. Y a eso de las 4 de la madrugada me desperté quedando insomne.

Hoy, antes del alba, encontré la misma nube. Sobre el piedemonte madrileño de la Sierra de Guadarrama…¡La misma nube!.

Luego se hizo la luz en mi entendimiento. Por la terraza de casa flotó una liviana partícula blanca. Miré al suelo y hallé una fina capa de ceniza.

Ayer prendieron fuego al Valle del Tiétar. Cientos de hectáreas verdes carbonizadas, millones de animales -vertebrados o no- abrasados, vidas humanas perdidas. Alguien lo quiso así. Allí, a unos 140 km de mi casa.

La nube de humo fue vista por el Meteosat avanzando desde su foco por el sistema central, hasta conectar con el sistema ibérico. Luego cruzó los Pirineos alcanzando su vertiente norte (Francia).

La nube exportó dióxido de carbono a nuestra maltrecha atmósfera-invernadero, y esparció las cenizas vegetales de un paisaje sobre otros paisajes. Raro alivio este vuelo de abono mineral que fertiliza distintos montes y tierras, y mis macetas.

Anoche, el humo crematorio de los pinares nubló la Luna de rojo. La Luna, que es espejo…de la luz de arriba y de las llamas del infierno.



Safe Creative #0909074385702

20 comentarios:

Javier 16 dijo...

Enternecedora entrada, juglar de la naturaleza.
También sentí cierto desasosiego cuando ardieron las hectáreas de Riba de Saelices en Guadalajara y, las cenizas llegaban hasta mi terraza en Calmarza, realmente demoledor.

Hay una expresión convertida en tópico que me repatea la mente: "lo importante es que no haya víctimas humanas". Esta frase la padecemos todos en nuestras carnes, y más los familiares. Parece la frase mágica para evadir respondabilidades políticas ante atrocidades vandálicas de malnacidos que, provocan verdaderos desastres ecológicos con elevada mortandad de animales y plantas, poniendo en jaque ademas, la vida de personas.

Es triste la pérdida de vidas humanas como la pérdida de nuestro patrimonio natural.
Por favor, no minimicemos el valor de los bosques y fauna arrasados o caeremos en el error de pensar que estos profesionales contra los incendios arriesgan sus vidas por algo de escaso valor. Sé que ellos, no lo ven así.
Pido un poco de respeto, y muchas gracias por su labor importantísima.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Hola Javier (La Naturaleza que nos queda). Lo de "juglar de la naturaleza" no sé, no sé. Me quedo con observador, estudioso si acaso.

En esta ocasión he tenido la necesidad de expresar la sensación-emoción de que todo está relacionado, vinculado. Que un incendio intencionado en los pinares de Ávila (o en cualquier lugar del planeta), de algún modo, nos alcanza a todos...y a la Luna misma.

En otro momento abordaré aspectos ecológicos.

Es cierto que en estas y otras catástrofes (naturales o no) las vidas humanas se anteponen a cualquier otra consideración. Resulta comprensible desde un punto de vista biológico preservar las vidas de nuestros congéneres. Sin embargo, los incendios forestales se llevan muchas más vidas por delante. Vidas animales y vegetales. Millones de seres de los que no oímos un sólo grito y que sostienen a diario la dinámica de sus ecosistemas, muchas veces a pesar de los errores, ambiciones y necedades humanas.

Tampoco hay que olvidar que nuestra especie, además de engendrar asesinos de fuego, pare generosamente hijos solidarios. Personas que conocen y valoran el entorno natural, que le dedican su vida y hasta se la juegan salvándolo de la quema.

No sé, Javier, si en mis palabras has podido entrever un gesto de frivolidad hacia las consecuencias de los incendios forestales. Nada más lejos de mi, ni más ajeno a mi ánimo.

He visto y vivido alguno de esos incendios, he constatado sus consecuencias. Y todavía no asumo cómo seguimos así.

Jesús Dorda dijo...

La historia que cuentas se repitió en casa. Nos fuimos a la cama pensando que había habido un incendio cercano que tiñó de rojo nuestro cielo, pero al no ver ni oir helicópteros o bomberos pensamos que ya estaría extinguido.
A las 2:30 de la madrugada me despertó un ladrido de la mastina El olor a quemado estaba llenando la casa. Incluso en una habitación había humo y tuve que cerrar la ventana. Salí a la calle buscando las llamas o la columna que originaba ese humo y ese olor. No lo encontré, apenas dormí esperando que en cualquier momento tuviésemos el fuego encima. No podía figurarme que estaba a casi 200 Km.
Hay quien ya tiene carretera desdoblada y espacio deforestado ¿Para cuando un nuevo plan urbanístico para la zona? Ya se sabe que se le puede poner una etiqueta que suene bonito tal como "recuperción ecológica", "vivir la naturaleza a una hora de Madrid", ... ni siquiera hace falta talar para hacer la "nueva generación de campos de golf naturales".
Perdón si suena a broma, solo es amargura.
Ahora allí seguro que no hay linces.

Javier 16 dijo...

Es evidente tu retórica, y además elocuente.
No, no he detectado ningún gesto frívolo y es más, estoy muy de acuerdo contigo, tienes en tus comentarios una barrera marcada entre la seriedad y la ironía, expresión útil para definir lo imposible con rabia y socarronería.
La verdad que estoy a gusto con tus reflexiones.

Bueno era mejor trovador, pero no pasó por mi ajustada mente.
Que sirva como persona que recitaba poemas y no por la vestimenta. ¿Vale?

Saludos.

Mamen dijo...

Parece que todos los que nos paramos a mirar lo que nos rodea hemos hecho la misma observación. Curiosamente traté el mismo tema en mi entrada.

Me quedo sin palabras, ya no me quedan más fuerzas para protestar. Me canso. A pesar de toda esta mierda (lo siento es que me enerva este tema) he podido reconocer belleza en tus palabras.

Muchas gracias. Qué bonito escribes.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Muchas gracias, Javier 16 (La Naturaleza que nos queda), por tus palabras y por seguir tan de cerca El Último Rincón. Nos veremos (leeremos) en mejores circunstancias. Precisamente estaba preparando una entrada más naturalista cuando sucedió lo que sucedió. Y no pude estar callado.
Un abrazo.

Veo, leo, y ya imaginaba yo, Jesús (Notas de campo y jardín), que habrías observado la nube y la Luna roja. ¡Estamos tan acostumbrados a mirar al mismo suelo y al mismo cielo!
Me temo que lo de las urbanizaciones y campos de golf tenga un sitio en esta historia, y en otras tantas de fuegos provocados. ¡Con crisis de la construcción y todo!
Suponiendo que existan pirómanos compulsivos(maníacos enfermizos del fuego), deben ser pocos comparados con los desquiciados mercenarios de la especulación urbanística.
Otro abrazo.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

También muchas gracias a ti, Mamen (Mi azul de mar) por tus palabras y por seguir ahí en primera línea.
Pasaré por tu entrada, al igual que hice con la que dedicaste anteriormente a los incendios forestales. Quedé asombrado de la participación que tuviste en los comentarios.
Quizá esto sea el inicio de un debate colectivo. Ojalá los blogs sirvan para mover voluntades y apagar pesadillas.

Otro abrazo.

Montse Viver dijo...

La Luna roja
del fuego que calcina,
sangre y lágrimas!

No sé cómo expresar mejor mi dolor por los numerosos incendios de estos dias, inexplicables, al menos para mí.
Con este haikú, me adhiero al dolor de tantas personas, y a la tristeza por tantos animales, tantos árboles y tantos paisajes perdidos ya...

Un abrazo Javier, un triste abrazo hoy.

Fernando Ávila dijo...

Este verano comentaba con alguien que casi no se hablaba de incendios, como si, por fín, hubiésemos desterrado para siempre esa maldad que aquejaba a nuestros montes.
De repente, en pocas semanas, nuestros paisajes arden por todos lados. Han esperado juntos esa pandilla de bandidos y desgraciados ignorantes para salir y prender los bosques en estos días tan calurosos y secos. Estas noticias nos queman por dentro al sentirnos impotentes de tanta barbarie.
El fuego forma parte de esos fenómenos naturales que crean y destruyen paisajes y la vegetación se adapta a sufrirlos. El problema es cuando es el hombre, con su ambición, el que interviene y provoca un daño terrible de consecuencias gravísimas para comarcas enteras.
Mientras no haya condenas ejemplares contra esos incendiarios, cada verano una enorma cortina de humo nos nublará la existencia.

Un abrazo,

Fernando

Mamen dijo...

Yo estoy con Fernando. Condenas ejemplares es lo que hace falta para que se les quiten las ganas de prender el monte. Qué panda de...bufff...es que me quedo sin calificativos.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Luna y fuego. Sangre y lágrimas.
Gracias por tu sentido haiku, Montse (Esplai, El jardí d'Epicur).

Cada cual ha de expresarse a su manera. Y cuanto más -y cuantos más- nos expresemos, mejor.

(Hagamos de Internet una riada de palabras que se lleve por delante a los responsables/irresponsables de estos fuegos)

Como bien dice Fernando (Grajera natural), estos incendios nos queman por dentro y nublan nuestra existencia.

Abrazos tristes. A vosotros, y a los árboles de ceniza.

Máster en Nubes dijo...

Yo es que no lo entiendo, todos los veranos igual, y todo sigue igual. ¿Es cuestión de mayores penas?, ¿de que simplemente se cumplan?, ¿de vigilancia antes, de prevención, o de usos que impidan o hagan más difícil los incendios?

No sé, que alguien me lo explique porque desde luego yo no lo entiendo.

Gracias, Javier
Aurora

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Hola de nuevo Mamen. Hola Aurora. Hola a todos...y gracias por participar con vuestros comentarios.

He estado indagando un poco y he encontrado un informe de Greenpeace que ilustra acerca de este tema tan de por sí complicado.

El informe se titula:

INCENDIOS FORESTALES
¿El fin de la impunidad?
ANÁLISIS DE LAS SENTENCIAS POR DELITO DE INCENDIO FORESTAL EN ESPAÑA
Greenpeace. Agosto 2008

Algunos datos interesantes son los siguientes:

-Sólo uno de cada 1.000 incendiarios, el 0,1 por ciento, acaba siendo juzgado-
-Apenas el 5,49% de la superficie forestal quemada a lo largo de los últimos 10 años ha desembocado en un fallo judicial.
-De los 30 mayores fuegos forestales que han tenido lugar a lo largo de esta década, sólo en dos casos se han dictado sentencias condenatorias (contra ENDESA y contra el Ministerio de Defensa)
-A pesar de que el delito de incendios está perseguido con hasta 20 años de prisión, Greenpeace no encontró a nadie condenado a esa pena. La más alta fue ocho años de cárcel y 385.000 euros de multa para un incendiario reincidente que quemó el monte en Málaga en 2001
-Afortunadamente (o desgraciadamente, según cómo se mire): el número de juicios, sentencias y condenas por este delito crece de manera constante en los últimos años.

También es esclarecedora la información del informe acerca del perfil del incendiario. Los datos que dan se relacionan con el 60% de los incendios habidos cada año en España (con causa conocida) y el 70% de la superficie quemada:

-Mayoritariamente varones españoles.
-Cierta presencia de personas mayores de 60 años, con uso cultural del fuego más arraigado.
-La mayoría de imputados/encausados cometió el delito en la proximidad de su residencia.
-Tampoco son ajenos al problema: responsables de mantenimiento de líneas eléctricas, concejales de ayuntamientos o el mismo Ministerio de Defensa. La estadística muestra una mayor responsabilidad de este tipo de personas jurídicas en el gran número de incendios no intencionados que se producen anualmente.

En lo concerniente a las motivaciones detectadas entre los detenidos y condenados, están:

- Regeneración de pastos y limpieza de fincas.
- Personas con trastornos que gozan con el fuego o con el despliegue de medios de
extinción.
- Venganzas y disputas entre vecinos o contra la Administración.
- Limpieza de fincas para la definición de los predios.
- Económicas.
- Espantar animales (jabalíes, lobos), etc.

- Imprudencias graves: lanzamiento de cohetes pirotécnicos, hogueras, colillas mal apagadas, mala conservación de tendidos eléctricos y vandalismo juvenil.

- Intencionados: pirómanos y otros trastornos psicológicos combinados con el uso del alcohol, disputas familiares y con vecinos, venganzas, limpieza de fincas, regeneración de pastos, despejar el monte para facilitar la caza y ausencia de motivación.

- Venganza, problemas psicológicos, trabajadores forestales, alcoholismo, etc.

-Quema de rastrojos, residuos.

- Trabajos (forestales, de soldadura).


En cuanto a las medidas que pueden adoptar los Tribunales de Justicia tras verificar un delito de incendio forestal, hasta la fecha con muy escasa aplicación, son:

-Prohibición del cambio de la calificación del suelo en las zonas afectadas en un plazo de hasta treinta años.
-Limitación o supresión de los usos que se vinieran llevando a cabo en las mismas zonas afectadas.
-Intervención administrativa de la madera quemada.

Como véis, el asunto da para mucho.

Abrazos.

Mamen dijo...

Después de leer todo eso no se me aclaran muchas cosas, es decir, que es lo que más o menos todos nos imaginamos. Hay que actura con contundencia sobre los pirómanos, quemen por el motivo que quemen. Hoy mismo ya hay incendios nuevos en España. Es penoso de verdad, me parece de un triste...y luego es que no hacen nada por remediar esta situación. Qué impotencia.

Gracias F Javier.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Desde luego, Mamen, que hay que actuar con contundencia con quienes queman el monte, especialmente si se hace de modo premeditado.

Del informe de Greenpeace, particularmente saco alguna conclusión:

-Que hay que aplicar los 20 años de prisión (íntegros) a los que causan conscientemente los incendios. Personalmente, considero que sería muy útil aplicar a esas personas, y a quienes incendian de modo accidental, un período de trabajos para la comunidad centrados en el mantenimiento de los montes, la extinción de los incendios y la asistencia a los afectados.

-Que debe dedicarse mayores esfuerzos (personal y medios) a la búsqueda de los causantes, para elevar ese 0,1% de incendiarios que son juzgados.

-Que es necesario que los Tribunales de Justicia apliquen rigurosamente la prohibición del cambio de la calificación del suelo en las zonas afectadas (y mejor sería sin límite alguno de tiempo). Que esas zonas queden para uso exclusivo forestal (sin caza) y ganadero. Y que la madera sea requisada por la Administración y subastada para obtener fondos aplicables a la prevención de incendios y la regeneración de zonas afectadas.

Muchas gracias, Mamen, por seguir tan activa.

goyoarellano dijo...

Hola Javi, gracias por hacer pública tú preocupación por esta luna roja, la verdad es que es el fiel reflejo del infierno que se ha vivido en los pueblos de Mombeltran, Cuevas del Valle y Arenas de San Pedro, un infierno que si bien la luna aviso del mismo, los medios de comunicación por varias circustancias no han sabido reflejar, reflejar el desastre ecológico que se ha producido en le Valle del Tietar, la desaparición de una vida dedicada al trabajo del campo, ese duro, pero querido y necesario para las gentes de la zona, su vida, la vida de pinos centenarios (algunos con mas de 400 años), sus castaños, robles, árboles frutales y que decir de sus huertas ecológicas y de varias generaciones de años dedicadas al trabajo de campo, su forma de vida para algunos.
Todos estos años destruidos en varias horas sin que medios y personas pudiesen evitar esta catástrofe que algún loco, pirado, pirómano o empresa ha querido destruir de sus vidas, años de vida que han desaparecido. Cuanto tiempo tardará en poder verse de nuevo esas imágenes verdes de un Valle que erá precioso y personas muy cercanas a mi antes de morir quisierón mostrarme solamente para presumir de la belleza de donde vivian....
No sólo por estar casado con una persona residente en Cuevas del Valle sinó por el conocimiento de la zona y el valle queria utilizar este comentario a tu entrada para hacer un llamamiento a la gente que si entre todos podemos poner una semillita de nuestro tiempo y hacer eco de este desastre ecológico que se ha producido en el Valle del Tietar.

Entre todos podemos repoblar este lugar.....

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Muchas gracias a ti, Goyo, por traernos desde la primera línea el testimonio de alguien tan cercano al Valle del Tiétar.

Queda abierta la invitación a echar una mano en la recuperación de la zona. Los vecinos, las autoridades locales y autonómicas dirán qué se puede hacer.

Gracias de nuevo, Goyo.

Mamen dijo...

Estoy de acuerdo en tus medidas Javier. ¿De verdad que no quieres ser presidente del Gobierno? Jaja, es broma.

Activa por poco tiempo, ya me retiro de la blogosfera hasta Septiembre. Vacaciones! Un placer haber conocido tu blog.

Neli dijo...

Una película que se repite demasidas veces, como si no quisieran ponerle un final.
Un punto y aparte. Un "hasta aqui llegamos" "se acabó" "ya no más".

Es una pena grande ver cómo detrozan todo, y crea impotencia saber que ha sido intencionado. No hay medida para valorar estos hechos ni a sus autores.

Aqui en mis islas, concretamente en La Palma, tuvimos hace poco un incendio importante que asoló a gran parte de la isla, sobre todo del Sur. Paisajes preciosos, si, pero sobre todo gente que vivían de esos campos y lo que es peor, gente que por culpa del fuego ya no tienen ni casa donde vivir.

En fin....una lástima.

Un abrazo.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Muchas gracias, Neli (El rincón de Neli), por aportar tus palabras desde aquellas islas tan afortunadas, aunque en cuestión de incendios no os acompañe esa fortuna.

Tengo especial cariño a las islas Canarias (he visitado todas ellas) y me conmovió ver en televisión cómo ardía (una vez más) la isla de La Palma.

Ojalá que los políticos y los burócratas sean diligentes, que las ayudas a la población lleguen pronto y se tomen medidas efectivas para que la fortuna habite entre vosotros y vuestros singulares ecosistemas.

Otro abrazo.