miércoles, 30 de julio de 2014

UNA RELACIÓN TÓXICA: hierba de Santiago y mariposa cinabrio

-->
















Generalmente la hierba de Santiago (Senecio jacobaea) florece por Santiago (25 de julio) y prosigue más allá del verano, hasta el otoño. Crece en suelos algo húmedos de prados descuidados o abandonados, bordes de camino y claros de montañas en la mitad norte peninsular.

Hierba de Santiago (Senecio jacobaea)


Destaca por su altura -hasta cuatro palmos- y por ser hierba no pastada por el ganado en el campo, pues su sabor es amargo. Contiene alcaloides tóxicos que se acumulan en el organismo irritando el hígado y provocándole lesiones y cirrosis. 

Pero lo que daña a caballos o vacas es sustento seguro para larvas de mariposa cinabrio (Tyria jacobaeae), vistosas orugas de cabeza negra con bandas amarillo-anaranjadas y negras. Es fácil observarlas en julio y agosto sobre plantas del género Senecio, y especialmente sobre la mencionada hierba de Santiago.

Orugas de mariposa cinabrio (Tyria jacobaeae) sobre hierba de Santiago (Senecio jacobaea)

Estas orugas digieren la planta sin problema apropiándose de sus tóxicos. Si un ave se alimenta de ellas probablemente se envenene. Mas no debe ser habitual dado el sabor desagradable de tales orugas (no comprobado personalmente). En ese sentido, su impactante coloración amarilla y negra advierte y recuerda el “mal trago” a posibles predadores.

Oruga de mariposa cinabrio (Tyria jacobaeae) sobre hierba de Santiago (Senecio jacobaea)

La mariposa cinabrio se ha empleado como controlador biológico de la hierba de Santiago en países donde la planta es especie invasora. No obstante, las orugas devoran pero no exterminan su sustento. Comienzan por las hojas de la parte superior (más tiernas) y atacan los capullos pero suelen dejar flores que producirán semilla. Luego descienden dando cuenta de las demás hojas y salvando el tallo verde que mantiene su alimento fresco.

A finales de agosto las orugas abandonan la planta y se entierran para pasar el invierno como crisálidas envueltas en capullos de seda.


Al año siguiente, entre mayo y junio, emergerán como mariposas de alas negras y rojo cinabrio. Mariposas que volarán de noche o incluso de día seguras de conservar su toxicidad. 


Mariposa cinabrio (Tyria jacobaeae) sobre hierba de Santiago (Senecio jacobaea). 
Autor de la imagen: Jesús Dorda


AGRADECIMIENTO y SUGERENCIA:

La imagen de la mariposa cinabrio (Tyria jacobaeae) inlcuida en este texto pertenece a Jesús Dorda, autor del magnífico blog: Notas de campo y jardín. 

Del mismo autor, recomiendo este enlace para conocer más sobre esta y otras mariposas, particularmente en la Sierra de Guadarrama: Las mariposas son para el verano.

Safe Creative #0908274278524

11 comentarios:

Montse Martínez Ruiz dijo...

Es una de esas maravillas de la naturaleza, el equilibrio y la perpetuidad de las especies.
Como siempre, muy interesante!
Un abrazo.

Jesús Dorda dijo...

Es muy interesante también la convergencia de estas mariposas con las de la famlia Zygaenidae, tanto en la forma y colores del adulto como en la acumulación de tóxicos. Sin embargo, las orugas, aunque de parecidos colores, tienen una forma bastante diferente.
Un abrazo.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Sí, Montse, un equilibrio (dinámico) que siempre se está poniendo a prueba...hasta conseguir resultados tan admirables.
Otro abrazo para ti.

En efecto, Jesús, es sorprendente el parecido de la mariposa cinabrio con algunas mariposas del género Zygaena y el hecho de que las orugas de todas ellas sean venenosas...aunque las de la mariposa cinabrio lo advierten mediante su coloración y las otras, según parece, prefieren "callarlo".
Otro abrazo para ti.

Pedro L. Méndez dijo...

Las plantas tóxicas y en este caso, las orugas tóxicas, tienen un interés especial. Muchas de estas relaciones suelen implicar un proceso coevolutivo en el que ambas especies van en paralelo.

Un saludo

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Está claro, Pedro, que al menos la mariposa cinabrio y sus orugas han ido en paralelo con la hierba de Santiago adaptándose a su período vegetativo (aunque la floración de la hierba se prolongue más que la presencia de las mariposas). También se han adaptado las orugas a los tóxicos de la planta que suelen defenderla de otros herbívoros.
Al contrario que los insectos, no parece que la planta saque algún beneficio de esta relación...Aunque nunca se sabe (¡Hay tanto por aprender!)
Otro saludo para ti.

Lienzo tierra dijo...

Me resultó muy curioso!!!

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

...Curioso y relativamente fácil de observar.
Saludos, Lienzo tierra.

Pepe Gonzalez dijo...

Gracias Jesús. Es un placer aprender cosas tan interesantes de tu blog. ¡Enhorabuena!

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Efectivamente, Pepe, el blog de Jesús Dorda es una joya divulgativa.
Saludos.

KAMANUEK bodhisattva Mahayana dijo...

gracias por compartir este conocimiento

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Gracias a ti, KAMANUEK, por tus palabras.
Saludos.