martes, 28 de octubre de 2014

BAJO OCHOMILES. Apuntes naturalistas del HIMALAYA (y 5)

-->
Leguminosas almohadilladas (pulvinulares). Descenso al Kali Gandaki, 
entre Jarkot (3.550 m) y Kagbeni (2.840 m). Al fondo, el Daulaguiri (8.167 m). Nepal


CAPÍTULO 5

KALI GANDAKI DE AGUA, ARENA Y VIENTO (3.760-1.190 m)
Por las más áridas laderas se despliega un ejército de leguminosas almohadilladas (pulvinulares), peludas y espinosas. Sobrecoge asomarse al valle del Kali Gandaki. Agua gris esmeralda serpentea en un canturral de un kilómetro de ancho. Llueve poco y el nivel del río apenas varía.
Población de Kagbeni (2.840m) en el Valle del Kali Gandaki, Mustang. Nepal

El Kali Gandaki se desliza por el valle más profundo del mundo, 6.000 metros por debajo de Daulaguiri y Anapurna, abriendo un corredor que siguen las caravanas desde hace 2.000 años en su ruta entre India y Tíbet. Por aquí accedemos al antiguo reino de Mustang, cerrado a los extranjeros hasta 1992

Valle del Kali Gandaki (aprox. 2.800 msnm) cerca de Kagbeni. 
Al fondo, Daulaguiri (8.167 m), Mustang. Nepal

Descenso por el Kali Gandaki con viento y polvo. 
En lo alto el Nilguiri (7.061 m), Mustang. Nepal


El autor con turbante para aislarse del polvo que transporta el viento. 
Al fondo, Nilguiri (7.061 m). Valle del Kali Gandaki. Jomson, Mustang. Nepal

Caminando por el raso pedregal sopla el viento valle arriba, cada día desde las 10 de la mañana. Viento y polvo de desierto.

Calle en Marpa (2.670 m). Valle del Kali Gandaki. Mustang. Nepal

Las calles estrechas de Marpa (2.670 m) se orientan contra esa corriente de aire. Sobre el valle se alza desafiante el Nilguiri (7.061 m). Río abajo hallamos un bosque abierto de sabinas indias con matorral aromático y luego pinos, píceas y cipreses del Himalaya.

Allá por la cota 2.500 el ecosistema forestal se enriquece. La aridez cede ante la frescura de un bosque mixto que suma abundantes tejos, castaños de indias (Aesculus indica), arces, abetos, pequeños rododendros, mahonias (Mahonia napaulensis), hiedras y bambúes de poco porte.

Mahonia (Mahonia napaulensis), Kalopani (2.530 m). 
Valle del Kali Gandaki. Nepal


Infrutescencia de un aro (Arisaema flavum), Kalopani (2.530 m). 
Valle del Kali Gandaki. Nepal

Junto a Kalopani (2.530 m) un peculiar aro (Arisaema flavum) forma una infrutescencia roja que, al decir de un lugareño, hincha la lengua y mata a quien la ingiere. Kalopani se encajona en la base de un gran valle de modelado glacial, como un fiordo noruego verde de coníferas y praderas.


Coníferas, nubes, glaciar y cumbre del Sarpang Dhuri (5.007 m) 
visto desde Kalopani (2.530 m). Valle del Kali Gandaki. Nepal


Desprendimiento de ladera 
entre Kalopani (2.530 m) y Tatopani (1.190 m). 
Valle del Kali Gandaki. Nepal

Marchando hacia Tatopani son frecuentes los desprendimientos y corrimientos de laderas. Entre los 1.600 y los 1.500 metros desaparecen gradualmente las coníferas a favor del bosque subtropical de laurifolios, con helechos sobre las cortezas y otras epífitas.

Por Tatopani (1.190 m) plantan naranjos, arroz y mijo. Nos aguardan los ficus, la humedad, el bochorno y el chirrido ensordecedor de los insectos forestales. En estos lares la marihuana adquiere portes casi arbóreos.

Fachada tradicional en Tatopani (1.190 m). Valle del Kali Gandaki. Nepal


RODODENDROS, NIEBLAS Y ARROZ (1.100-3.190-1.080 m)
A 1.100 metros de altitud el camino cruza el Kali Gandaki y abandona su valle. Sube empinadas escaleras de roca local: cuarcitas, pizarras o micacitas, hasta que a los 2.500 metros dominan los rododendros. Esto es una excepción, pues habitualmente la cota 2.500 acaba con los bosques de rododendros propiciando las coníferas.

Foresta de rododendros cerca de Gorapani (2.860 m). Nepal

En Gorapani (2.860 m) una banda de nieblas favorece a estos rododendros robustos con troncos que adquieren un metro de diámetro. Se mezclan con árboles del género Quercus en bosques de suelo espeso producido a partir de hojarasca. Abundan musgos, líquenes y helechos epífitos.

Amanecer desde Poon Hill (3.190 m), interfluvio del Kali Gandaki y el Modi Kola. Nepal

Este ecosistema alcanza una cota cercana a los 3.000 metros en las laderas de Poon Hill (3.190 m). Por encima crecen abetos (Abies spectabilis). El alto de esta “colina” es un buen mirador sobre el Anapurna I (8.091 m), Anapurna Sur (7.219 m), Hiun Chuli (6.434 m) y el muy sagrado Machapuchare (6.997 m)

Anapurna Sur (7.219 m), Hiun Chuli (6.434 m) y Machapuchare (6.997 m) 
desde Poon Hill (3.190 m). Nepal


Epífitas en bosques subtropicales de niebla, 
cerca de Gorapani (2.860 m). Nepal

Otro camino-escalera deja Gorapani descendiendo entre la foresta de rododendros. Hay luz musgosa en la espesura, alegres cicerbitas azules (Cicerbita macrorhiza) arraigan en los troncos retorcidos.


Cicerbitas azules (Cicerbita macrorhiza
cerca de Gorapani (2.860 m). Nepal


Aguas del Burundi Kola. Nepal

La pérdida de altitud aumenta la biodiversidad. Se suceden arroyos con pozas cristalinas y cascadas. Temerarias pendientes sostienen vergeles que nos devuelven a la cálida vegetación subtropical.

Laderas de arrozal en el descenso hacia Biretanti (1.080 m). Nepal

En las inmediaciones de Biretanti (1.080 m) lo selvático se abre a la claridad de los arrozales. El arroz amarillea en las terrazas. Cinco kilómetros nos separan del asfalto.

Arrozales escalonados cerca de Biretanti (1.080 m). Nepal


NOTA: textos e imágenes corresponden al treking de los Anapurnas realizado en octubre de 1998

CAPÍTULO ANTERIOR:
YAKS, MATOJOS Y GLACIARES (3.440-4.450 m) 
GIGANTES Y ENANOS POR EL TORONG LA (4.450-5.416-3.760 m)


Safe Creative #0908274278524

2 comentarios:

Montse Martínez Ruiz dijo...

¿Apuntes? pero si son unos reportajes increíbles, lugares que la mayoría de nosotros no veremos nunca y que podemos disfrutar gracias a tus publicaciones.
Una maravilla de paisaje y de imágenes!
Un abrazo.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Apuntes sí, Montse, porque se limitan a apuntar lo que observé sobre la marcha (¡que no fue precisamente poco!) en un viaje lejano, largo e intenso...que ahora me gusta recordar y compartir con tan buenos amigos.
Gracias por tu compañía virtual. Otro abrazo para ti.