jueves, 23 de julio de 2015

CEREZO...y derivados

-->



















CEREZO...y derivados

El nombre del cerezo (Prunus avium) deriva del latín vulgar ceresia y del latín clásico cerasium. Este árbol, muy popular, bautizó a numerosos pueblos de la geografía ibérica con las diversas variantes vernáculas de su nombre.

Expresan singularidad: 

Cerezo, en Cáceres. El Cerezo, en Salamanca, Ávila y Jaén. Cerezo de Mohernando, en Guadalajara, y Cerezo de Riotirón en Burgos. La Cirera, en Tarragona. En Huesca, Ceresa, Cerésola y Ceresuela. Cereixo, en Lugo. Cerejo y Cerdaira, en Portugal. Y los segovianos Cerezo de Arriba y Cerezo de Abajo.

Aluden a la presencia de un conjunto de cerezos:

Cereceda, en Asturias, Burgos y Guadalajara. Cereceda de la Sierra, en Salamanca. Cerecedo, en León. Cerceda, en La Coruña. En Madrid hay otro Cerceda y un Cercedilla. Siete Cerdeira se reparten entre Pontevedra, Orense, La Coruña y Portugal. Cerecinos de Campos y Cerecinos del Carrizal, en Zamora. Cereixal y Cereixido, en Lugo. Cerejais, en Portugal. Cerezal, en Cáceres y León. Cerezal de Aliste, en Zamora, y los Cerezal de Peñahorcada y Cerezal de Puertas en Salamanca. León cuenta con Cerezales del Condado. Y Teruel con Los Cerezos.


Safe Creative #1201311001116