jueves, 3 de noviembre de 2016

(1) EPÍFITAS por ACCIDENTE

--&gt

Tronco (estípite) de palmera con arce y helechos accidentalmente epífitos.
Jardines del Archivo de Indianos. Colombres (Asturias)

Paseando por los jardines de la sede del Archivo de Indianos, en Colombres (Asturias), me detengo ante una palmera cuyo tallo aloja un arbolillo de arce sicomoro (Acer pseudoplatanus) entre otras plantas y helechos…y el hecho no es singular aunque sí chocante pues los arces requieren terreno para crecer.

Podría atribuirse la fecunda germinación sobre palmera al clima húmedo y suave de la cornisa cantábrica…pero en el mismísimo Carabanchel Alto (Madrid), en ambiente incomparablemente más seco y menos atemperado, he visto otra palmera albergando un joven ejemplar de pino piñonero.

Tronco (estípite) de palmera con joven pino piñonero (Pinus pinea) epífito. Carabanchel alto (Madrid)

Que un pino piñonero (Pinus pinea) nazca y crezca sobre otro árbol tampoco es excepcional porque también sucede a otros pinos. En Pirineos anoté un diminuto pino negro (Pinus uncinata) medrando en la corteza de un abedul, y en la Sierra de Guadarrama he hallado pinos albares desarrollándose sobre otros pinos albares (Pinus sylvestris).


Pino negro (Pinus uncinata) epífito germinado en corteza de abedul. Pirineo de Huesca

Se llama epífitas a plantas que habitan sobre otras utilizándolas sólo como soporte. No son vegetales parásitos sino autónomos respecto a los árboles en que se sujetan.

Las plantas epífitas abundan en selvas lluviosas tropicales, allí suelen presentar raíces u hojas que captan humedad del aire y de los chaparrones que a diario caen sobre el arbolado. Aproximadamente el 10% de la flora mundial está formado por epífitas de las familias de las orquídeas, bromelias, aráceas, cactáceas...


Orquídea (Phalaenopsis sp.) planta epífita tropical
en cultivo sobre sustrato de corteza de pino.

En nuestras latitudes los vegetales estrictamente epífitos se limitan a líquenes y musgos aunque, como vemos, aparecen plantas superiores viviendo de modo accidental sobre otras ¿por qué?


Pinos piñoneros (Pinus pinea) epífitos sobre otro pino piñonero.

Las plantas que accidentalmente viven como epífitas llegan al árbol portador mediante semillas que transporta el viento (p.ej. arce, helechos, pinos albar o negro), a través de aves o pequeños mamíferos o simplemente cayendo por gravedad desde el propio árbol. En los troncos ocasionalmente pueden hallar huecos que acumulen materia orgánica y polvo, y que retengan un mínimo de humedad. Las inserciones de las hojas de palmera (Phoenix canariensis) generan esos huecos alrededor de su tallo o estípite. En otros casos se trata de tocones de árboles talados o fisuras en el encuentro de horquillas de ramas o troncos. Además, la textura y porosidad de algunas cortezas de árbol facilitan el asentamiento de plantas, y en la palmera canaria es determinante la abundancia de fibras en la base de las hojas.

De árboles y arbustos accidentalmente epífitos bajo clima tan poco propicio como el mediterráneo –de veranos secos y calurosos- tratará el PRÓXIMO CAPÍTULOEPÍFITAS aparentemente IMPOSIBLES.


MÁS SOBRE PLANTAS EPÍFITAS ACCIDENTALES

Plantas epífitas en palmeras: 
http://jardin-mundani.blogspot.com.es/2014/05/plantas-epifitas-sobre-palmeras.html

El singular ejemplo del roble-pino de Canicosa de La Sierra (Burgos):
http://www.treeoftheyear.org/Letosni-rocnik/Dubo-borovice-v-Canicose.aspx?lang=es-ES



Safe Creative #0908274278524

6 comentarios:

El tejón dijo...

Algún que otro acebo he visto crecer en una palmera, y un eucalipto bien grande también.
Saludos.

Montse Martínez Ruiz dijo...

Las plantas epífitas siempre me han parecido muy interesantes, no sabía que pudiera haber accidentales, aunque en la naturaleza hay muchas cosas accidentales.
Un abrazo!

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Supongo, El tejón, que tus observaciones habrán sido hechas en la zona cantábrica...donde en este sentido cualquier cosa es posible.
Saludos para ti.

Pues sí, Montse, son situaciones accidentales y en general efímeras...aunque, como veremos en el próximo capitulo, a veces estas epífitas perduran en el tiempo.
Otro abrazo para ti.

JOSE LUIS dijo...

Cuando paseo en verano por la isla de La Toja, veo que en casi todas las palmeras de Cararias crecen pinitos. Supongo que conocerás el caso del Roble-Pino de Canicosa (Burgos), aunque no sé si puede clasificarse exactamente entre esta clase de plantas.

http://www.europapress.es/sociedad/medio-ambiente-00647/noticia-pino-roble-canicosa-candidato-espanol-concurso-arbol-europeo-ano-2016-20160202174947.html

Un saludo José Luis

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Desde luego, José Luis, en el ambiente templado y húmedo de las costas atlánticas y cantábricas estos fenómenos de epifitismo accidental resultan muy frecuentes. Por otra parte, el caso del roble-pino del pueblo burgalés de Canicosa resulta asombroso más que nada por lo longevo de ambos árboles. Es un magnífico ejemplo de pino albar epífito sobre roble melojo.
Muchas gracias por tu comentario.
Mis saludos para ti.

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

De nuevo: gracias, José Luis. Tu comentario me ha dado pie a incluir un enlace al final del texto sobre el caso que mencionas del roble-pino de Canicosa.
Saludos.